martes, 23 de abril de 2013

Un pequeño regalo

Hola.
¿Qué escritora sería si hoy no hiciera una entrada nueva? Al fin y al cabo, hoy es el día de los escritores, pero, sobre todo, de vosotros, los lectores. Porque sois los que dais sentido a lo que hacemos, a que los libros existan. Un escritor no es aquel que escribe, sino aquel que es leído. Vosotros dotáis de vida a nuestras palabras, hacéis que esos personajes que hemos soñado puedan existir de verdad y es que, cada vez que leéis un libro, creáis su historia de nuevo y le aportáis matices y sentimientos que están dentro de vosotros, en cómo percibís y dais forma a esos trazos negros en un papel.
Todos vosotros me completáis como escritora y también a mi obra (cuando podáis tenerla de una vez por todas), por ello, con motivo de este día tan especial quería haceros un regalo, lo único que yo puedo regalarlos: palabras.

Veréis, ayer mismo, haciendo un trabajo para clase, descubrí una cita que ilustra muy bien lo que el otro día os comentaba (entrada 'Rebelión a bordo') y que me pareció bien compartir con mis queridos lectores. Creo que sabréis disfrutarla.

'Me preguntaréis de dónde tomo mis ideas. No puedo decirlo con grado de certeza alguno: acuden a mí sin invitación, directa o indirectamente. Las despiertan estados de ánimo que, en el caso del poeta, se transmutan en palabras, y en el mío, en sonidos que resuenan, rugen y braman hasta que, por fin, asumen para mí forma de notas'. Ludwing van Beethoven.

Come veis, aquí se expresa de nuevo esa realidad de que el artista no es más que un canal del que, las palabras en mi caso o las notas en el de Beethoven, se sirven para poder expresarse y sino... pues 'rugen' y 'braman' en nuestra cabeza, amenazándonos con volvernos locos hasta que las sacamos de ahí. Creedme, es mejor hacerles caso antes de que se pongan a chillar. Más de una vez me han hecho levantarme a las tantas de la mañana para anotarlas. Por eso he acabado durmiendo con una libreta al lado; te despiertan igual, pero al menos no tienes que abandonar el cálido refugio de la cama :)

También me gustaría remarcar ese 'directa o indirectamente' que dice Beethoven. Porque es cierto que nunca sabes de dónde te puede venir la inspiración, ese pequeño detalle que hace encajar todas las piezas del puzzle o esa primera pista a seguir para construir una historia. Os recuerdo mi reflexión de la entrada 'Anaïs, Anaïs': tened los ojos bien abiertos, que las casualidades no existen y en cualquier momento la vida nos puede estar intentando decir algo. Porque, jóvenes artistas, la inspiración no se busca, ella te encuentra. No tengáis la puerta cerrada cuando llegue ;)

Ah, y:                               Feliz Día del Libro

9 comentarios:

  1. Julia, me encantan tus entradas, pero esta ha sido muy emocionante, sinceramente. Creo que ahora mismo solo puedo pedirte que regales más y más palabras, y decirte que... ¡FELIZ DÍA DEL LIBRO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy deseando regalaros más palabras, pero esta vez en forma de libro :-)
      Como siempre, muchas gracias por tu entusiasmo, es genial sentir que la gente valora algo a lo que tú le has dedicado tanta ilusión y esfuerzo.

      Eliminar
    2. Y de nuevo, ¡no se dan las gracias! ¡Es que es tan entusiasmante estar tan cerca de una escritora... escritora! Y es que creo que conozco a varios, pero... ¡no sé! ¡No es lo mismo, supongo! Jajajajaja No sé explicarme... :)
      ¡Un abrazo, Julia! :D

      Eliminar
  2. Gracias Julia ya queda mucho menos y tus palabras son un bonito regalo.
    Luz

    ResponderEliminar
  3. Bueeeenas a todos!!! ^^ Qué, ya pensabas que me había olvidado de ti? Nah, solo te hacía la puñeta un rato... pero con cariño, siempre con cariño :P
    Aprovecho para felicitar el día del libro a todos tus lectores, ya que a ti te felicité en el día de verdad XP
    En fin, de nuevo estoy de acuerdo con lo que nos cuentas. Y tengo que decirte que a mí, tanto como despertarme a las cuatro de la mañana... no, pero justo antes de quedarme dormida sí que he tenido que ir a apuntar alguna cosita importante, por miedo a que los vaivenes del sueño me lo quitaran de la mente durante la noche U.u En su defecto, lo escribo en mi mesita con un lápiz... y a la mañana siguiente ya lo apunto en un sitio decente jajaja! (y no quiero decir con esto que mi mesita no sea un sitio decente para apuntar ideas súper importantes, pero... bueno, tú ya me entiendes...)
    Sí, la frase de Beethoven me parece muuuy gráfica. Y... sí, la inspiración viene sola... sin invitación, y no siempre cuando más lo necesitas... De hecho, y por lo general... suele ser en los momentos menos apropiados. Mentiría si dijera que nunca he estado una clase de historia entera trabajando en un relato que me ha atacado de repente.
    Como de costumbre, esperando tu libro. A ver si llega ya!!!
    Besos y abrazos (a elegir) para todos! :D

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos. Me habéis hecho saber que para publicar un comentario tenéis que escribir unas palabras de verificación, algo que, estoy de acuerdo, es un fastidio. Creo que ya me he encargado del asunto y no os ocurrirá más. Siento las molestias.

    ResponderEliminar
  5. Woooo, has cambiado colorines?? Queda bien :3
    Aprovecho para comprobar que ya no hay que poner las palabras esas U.u voy a ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,es que me he dado cuenta de que algunas cosas no se veían bien y he intentado arreglarlo.
      Madre mía, qué observadora.

      Eliminar
  6. Es verdad, ya no hay que poner nada, gracias!! :D

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario :)